Teresa de Lisieux: ¿La Pequeña Flor es la santa más peligrosa?

¿Qué palabras usaríamos para describir a santa Teresa? Amable. Inocente. Infantil. Confiada. Cariñosa. Apasionada. Oculta. Pequeña. Estas y muchas palabras similares más acuden a la mente.

Pero, ¿me permiten sugerir otra palabra para describirla? Es una palabra que quizás no se esperen, una palabra que quizás les parezca sorprendente, incluso chocante, quizás perturbadora. Yo describiría a santa Teresa como “peligrosa”.

¿¡Peligrosa!? ¿La Pequeña Flor? ¿Cómo puede ser? ¿Cómo podría ser peligrosa la apóstol de la infancia espiritual? ¿Quién podría encontrarla amenazante?

Existe un peligro para aquellos que se han resignado a la mediocridad espiritual. Ella es una amenaza para todas las almas que no se atreven a aspirar a la santidad. Es la enemiga mortal de la tibieza.

Teresa derriba todas las excusas, despacha todas las buenas razones que podamos ofrecer para no ser santos, para no intentar al menos esforzarnos por la santidad. Ella es prueba de que una gran santidad es posible para todas las almas y de que nuestra falta de santidad es una cuestión de nuestra propia voluntad, más que de nuestra suerte o circunstancias. En otras palabras, el mensaje de Teresa es el siguiente: Si no somos santos es porque no queremos.

Los que nos contentamos, incluso con determinación, con nuestra mediocridad, tenemos todas nuestras excusas bien preparadas e impecables: no podemos ser santos porque en realidad es muy duro. Dios no nos ha bendecido con el carácter o la fortaleza necesarios. Nuestras vidas han sido cargadas con demasiadas tareas como para el disfrute pausado de las cosas de Dios. Tenemos familias y negocios a los que atender.

Y nuestras comunidades nunca podrían apoyarnos en una misión para lograr ser santos. Nuestras compañías religiosas son demasiado mundanas y demasiado poco caritativas. Nuestras parroquias están divididas, nuestras liturgias no nos inspiran, nuestros pastores son predicadores pobres. Nunca hemos podido encontrar un buen director espiritual de verdad; no tenemos tiempo para leer la Escritura.

Explicaremos que Teresa vivió en tiempos más sencillos en los que la santidad todavía era posible. Nosotros vivimos en la edad del sida y el terrorismo. Las circunstancias no son correctas para la santidad.

Nosotros, los mediocres, explicaremos, con calma pero con firmeza, que todo en nuestro interior y alrededor no es, básicamente, propicio para la santidad. Teresa era un caso especial. Dios debe aceptar que las personas de hoy en día no son capaces de una gran santidad. Debe aceptarnos como nosotros nos hemos aceptados, tibios, mediocres.

Pero aquí viene Teresa, con una sonrisa que tumbará el laberinto de excusas que hemos construido. Teresa no deja espacio para escondernos de Dios ni de nosotros mismos.

Y por eso es peligrosa. Ella nos dirá que si no somos santos, nadie tiene la culpa salvo nosotros mismos.

Así que, ¿qué hacemos ahora? Si no vamos a correr a escondernos, si por fin admitimos que Teresa es prueba de que la vocación a la santidad es universal, ¿qué deberíamos hacer? Es tentador poner todo el peso sobre nuestros hombros: “De acuerdo, voy a apretar los dientes y, con un acto de pura voluntad, imitaré a Teresa de todas las formas posibles. Voy a contar hasta tres y, cuando termine, seré un niño espiritual y seré santo, ¡y entonces tendré que gustarle a Dios!”.

Pero no nos hacemos santos por nuestro propio esfuerzo.

Así que, ¿qué se supone que tenemos que hacer? La paradoja es que no se supone que debamos hacer nada: Dios hace todo el trabajo.

Vean este ejemplo: Estaba visitando a una familia que tiene un hijo de 3 años. Como premio de después de la cena, al pequeño Jacob le permiten ver un episodio de Thomas y sus amigos. La colección de vídeos está en un estante alto, muy por encima de su cabeza. Nunca podría alcanzarla por sí solo. Se pone frente al estante con sus brazos levantados, para que algún adulto lo agarre por debajo de los brazos y alzarlo hasta donde quiere llegar. Sin ninguna duda, sin siquiera preguntar, simplemente se queda ahí con sus brazos hacia arriba, con la plena confianza de que será alzado.

Creo que santa Teresa diría que debemos hacer como el pequeño Jacob:

Tenemos que ponernos en pie.

Tenemos que alzar nuestros brazos y confiar en ser elevados.

Y tenemos que permitir que Dios haga el trabajo.

Quizás nos digamos: “Es tan sencillo que incluso un niño puede hacerlo”, pero no sería del todo correcto. Es tan sencillo que solamente un niño puede hacerlo. Dejemos de poner excusas.  Dejemos de retorcernos y de luchar. Dejemos de intentar que nuestro ascenso a la santidad sea propulsado por nuestra propia voluntad y sabiduría. Simplemente demos un paso adelante, alcemos los brazos y permitamos que el Padre que nos ama nos eleve.

En mi próximo escrito hablaré de uno de los libros favoritos de Teresa. Hasta entonces, recemos los unos por los otros.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.