Así se anuncia el Adviento

Este es tiempo de espera y anhelo,

de ilusión, de salir a los cruces y caminos.

Es un tiempo de ojos abiertos,

de miradas largas como el horizonte

y de pasos ligeros por calles y plazas.

Este es tiempo de salas de espera,

de viajes que llegan con sorpresa ,

de sueños buenos que se realizan

y de embarazos llenos de vida.

Este es tiempo de pregones y sobresaltos,

y de todos los amantes de la utopía

que van en pos de la estrella que brilla.

Este es tiempo de luces, candiles y velas.

de huellas en el cielo y la tierra

y, también, en el corazón de las personas.

Este es tiempo de pobres y emigrantes,

de los desahuciados de sus casas

que se empapan y mojan en la calle

y de todos los que no tienen nombre.

Este es tiempo de quienes no llegan y rezan,

de hogares que se renuevan y mantienen,

de los que disciernen serenamente

Este es tiempo de andar por oteros y valles

de de cantar por las cárceles que se abren

de ceñirse coronas de servicio y dignidad,

y de madurar como las hojas que vuelan .

Este es tiempo de Isaías y Juan Bautista,

de María y de José, sin pesadillas,

y pasando en vela sus horas nazarenas.

Es tiempo que gesta las promesas.

¡Este es tiempo de buenas noticias!

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.