Papa Francisco explica los tres tipos de persecución religiosa que existen

La colonización cultural e ideológica no tolera las diferencias y lo iguala todo, acabando por perseguir también a los creyentes. Lo subraya Papa Francisco en la homilía hoy en Casa Santa Marta, a propósito del martirio de Eleazar narrado en el libro de los Macabeos.

El Papa destaca que hay tres tipos principales de persecuciones: una persecución sólo religiosa, otra político-religiosa, por ejemplo – afirma Francisco – la “Guerra de los 30 años” o la “noche de san Bartolomé”, “estas guerras religiosas o políticas”, y una tercera persecución de tipo puramente “cultural”, cuando llega “una nueva cultura que quiere hacer todo nuevo y hace tabla rasa con las tradiciones, la historia y también la religión de un pueblo”. Este último tipo de persecución es el que afronta Eleazar, condenado a morir por fidelidad a Dios.

Ayer comenzó el relato de esta persecución cultural, observa el Papa: algunos del pueblo, viendo el poder y la magnífica belleza de Antíoco Epifanes, quisieron aliarse para ser modernos, y tomaron la iniciativa, fueron donde el rey, el cual “les dio la facultad de introducir las instituciones paganas de las naciones”.

No las ideas o los dioses, sino las instituciones, subraya Francisco. Así, este pueblo crecido en torno a la Ley del Señor, deja entrar una nueva cultura, “nuevas instituciones”, que hacen tabla rasa de todo: “cultura, religión, ley”.

“Todo nuevo”, la “modernidad” es una verdadera colonización ideológica – subraya el Papa – que quiere imponer al pueblo de Israel “esta costumbre única”, en base a la cual todo se hace así y no hay libertad para otras cosas. Algunos aceptaron porque les parecía algo bueno, para ser como los demás, y así se quitan las tradiciones y el pueblo empieza a vivir de manera distinta.

Pero por defender las “verdaderas tradiciones” del pueblo, surgen algunas resistencias, como la de Eleazar, hombre digno, muy respetado, y precisamente el Libro de los Macabeos cuenta la historia de estos mártires, de estos héroes. Una persecución nacida de una colonización ideológica siempre va así: destruye, “iguala todo, no es capaz de tolerar las diferencias”.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.