Google premia a los jóvenes que lograron construir casas con “ladrillos ecológicos”

Con 20 botellas de plástico descartables, fabrican un ladrillo. Y destinan ese ladrillo a la construcción de proyectos con impacto social. Así, EcoInclusión propone una solución para dos problemas: los desechos plásticos descontrolados y la falta de vivienda para familias de escasos recursos.

El Proyecto, impulsado por tres jóvenes argentinos, Fabián Saieg, Leandro Lima y Leandro Míguez, acaba de ganar el Desafío Google.org, un certamen regional orientado a fomentar proyectos innovadores y con impacto social. En la edición argentina, había logrado un financiamiento de 350 mil dólares para su proyecto, junto con otras dos iniciativas. Ya en la fase regional, en la que representó al país, obtuvo el primer puesto y un premio de 600 mil dólares para ejecutar el proyecto, además del acompañamiento y mentoría de Google. Más de 2300 proyectos se presentaron al certamen, cuyos resultados se dieron a conocer en México tras la exposición de los 5 finalistas, de entre los 15 ganadores de Argentina, Chile, Colombia, Perú y México.

“La naturaleza es nuestra esencia, es nuestro deber cuidarla y respetarla, así como nuestro futuro en sociedad, todas esas botellas tiradas, tienen un nuevo propósito, construir espacios con impacto social”, cuentan en su presentación institucional. Los emprendedores de EcoInclusión son tres jóvenes amigos de Alta Gracia, Córdoba, decididos a hacer algo con impacto social y ecológico.

Durante la presentación ante el jurado en México, preguntaron con una pequeña botella Pet en mano “¿Alguna vez imaginaron que con este desecho podríamos crear una solución de vivienda digna?”. “Nosotros sí, porque estamos cansados de ver cómo estas botellas están en los ríos y los mares, como los basurales crecen constantemente, afectando el medio ambiente, la sociedad, pero sobre todo las familias que están alrededor de estos basurales”, exclamaron. “Lamentablemente, en América Latina hay más de 15 millones de familias que tienen viviendas precarias, y que se ven afectadas directamente por los basurales. Ningún país de América Latina procesa más del 15 % de la basura que genera. Por estas razones decidimos entrar en acción”, aseguraron. “Erradicar los basurales es posible. Queremos cambiar la realidad de América Latina”, concluyeron.

La propuesta de EcoInclusión supone un trabajo en red con organizaciones no gubernamentales, gobiernos, y empresas. Ya en Córdoba, crearon redes de recolección evitando que el plástico vaya a los basurales, y a través de alianzas han permitido la construcción de viviendas dignas. El propósito de expansión por la región supone capacitar a las ONGs para armar la red de recolección de botellas, la producción de los ladrillos, y la selección de las familias.

La fabricación de los ladrillos se realiza siguiendo el procedimiento desarrollado por el Centro Experimental de Vivienda Económica, del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), y de la Asociación de Vivienda Económica de Córdoba. Los ladrillos ecológicos tienen las mismas características que un ladrillo de barro cocido, igual de seguros, e incluso son más livianos y más aislante. La producción es incluso más limpia, ya que supone el triturar el plástico hasta tamaño arena, sin usar hornos ladrilleros ni nada que contamine.

Durante la ceremonia en México, Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz guatemalteca, fue la encargada de anunciar el primer premio en nombre del jurado. El segundo lugar del certamen fue para Movimiento Peruanos Sin Agua, y el tercero para Patrulla Aérea Civil Colombiana. Los otros dos finalistas fueron Corporación Red de Alimentos, de Chile, y Sin Fronteras, de México. Todos recibieron nuevos subsidios que se suman a los 350 mil USD obtenidos en los certámenes locales.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.